Dr. Ernesto Rinenberg | Consultorio Oftalmológico Integral Dr. Rinenberg - Consultorio Oftalmológico Integral
urgencias

SANGRE DENTRO DEL OJO

(HIPEMA POR GOLPE)

El hipema es la presencia de sangre en la cámara anterior del ojo (la cámara anterior del ojo está delimitada por la cara posterior de la córnea y la cara anterior del iris). El hipema traumático se produce por contusiones del globo ocular, la mayoría de las veces provocado por desgarros en la cara anterior del cuerpo ciliar (el cuerpo ciliar se encuentra detrás de la raíz del iris y es el productor del humor acuoso) que lesionan sus vasos y, con menos frecuencia, por rotura de los vasos del iris.

Las causas más comunes de contusión del globo ocular que provocan esta presentación son: golpe con pelota de tenis, corcho de sidra, piedra o golpe de puño.


Exámen y Tratamiento:

  • Interrogatorio dirigido hacia el factor causal de la consulta.

  • Test de agudeza visual con optotipos; si es necesario, colocar colirio anestésico para una mejor evaluación.

  • Tomar tensión ocular, si se dispone del instrumental necesario.

  • Examinar la cámara anterior del ojo y determinar la cantidad de sangre existente en el momento de la consulta. Si el traumatismo fue reciente, en la consulta se puede determinar el lugar del sangrado mediante la observación de un hilo de sangre que cae del iris. En algunos casos no se manifiesta con acumulación de sangre sedimentada sino como eritrocitos circulantes; en estos casos se llama hipema microscópico.

Clasificación en grados:

  • Grado I = hipema menor a 1/3 de la cámara anterior.

  • Grado II = entre 1/3 y 1/2 de hipema en cámara anterior.

  • Grado III = más de la mitad de la cámara anterior con hipema.

  • Grado IV = hipema total.

Debe examinarse minuciosamente al paciente, para ver si presenta otras lesiones ademeas de las oculares. Es esencial la atención del paciente con traumatismo cefálico, somnolencia y vómito. Sin embargo, hay que recordar que el paciente con traumatismo ocular grave a menudo tiene dolor, y puede encontrarse algo somnoliento y con náuseas, aun cuando no haya antecedentes de traumatismo craneano.

  • Examinar alteraciones asociadas al hipema, como úlceras de córnea, laceraciones conjuntivales, midriasis traumática y ruptura del globo ocular entre otras.

  • Luego de examinar al paciente se le indica reposo sentado en 15 a 45 grados, aproximadamente para facilitar la sedimentación de la sangre; aunque no está demostrado su beneficio, se aconseja oclusión bilateral y ciclopléjicos (ciclopentolato 1%, 3 veces por día) para evitar un nuevo sangrado.

  • Realizar control a las 24 horas y nueva evaluación.

  • Las principales complicaciones que requieren tratamiento quirúrgico son: el resangrado en cámara anterior o hipema recidivante, la elevación de la presión intraocular y, en forma más tardía, la pigmentación hemática de la córnea.